DestacadasNOTICIAS

Femicidio de Patricia Rodríguez: pruebas de ADN complican al ex marido

Las manchas de sangre obtenidas del vehículo de Fernando Cronenbold son de Patricia Rendón Rodríguez, la joven de 31 años que el pasado 28 de junio fue brutamente asesinada en Catriel. Su cuerpo fue enterrado a unos 80 kilómetros del centro de la ciudad petrolera. La autopsia determinó que sufrió violentos golpes en la cabeza, en la parte posterior. También se reveló que le amputaron el dedo pulgar, posiblemente para manipular su teléfono celular. Esa es la teoría de los acusadores.

En las últimas horas, el Ministerio Público Fiscal, la defensa y la querella recibieron los resultados del peritaje que confirmó el ADN de los rastros de sangre obtenidos del baúl del Renault Fluence gris, en la ropa que estaba dentro del auto y sectores camino al lugar donde estaba el cadáver.

Para los acusadores, estos datos complican aún más a Cronenbold quien fue quien reveló a los fiscales dónde estaba el cuerpo enterrado. Lejos de reconocer el femicidio, dijo que dos sicarios lo llevaron a ese lugar bajo amenaza y pusieron el cuerpo de Patricia en su auto antes de obligarlo a enterrarla. Es la teoría del presunto homicida que defiende el letrado Rubén Antiguala.

 

La teoría tiene muchos puntos grises, incluso el propio defensor oficial que tomó la defensa en las primeras horas del hecho le dijo que no le iban a creer. Sebastián Nolivo fue asignado a la defensa de Cronenbold luego de la detención, alrededor de las 17 del 28 de junio. Se sospecha que volvía de enterrar el cuerpo de Patricia en la zona de Puesto Morales.

Tras una fuerte presión popular, Cronenlbod decidió confesar a pesar que Nolivo le advirtió que no le creería. Fuentes vinculadas a la causa indicaron que la manifestación popular era intensa en las puertas de la comisaría dónde estaba detenido. «El clima estaba muy pesado. Había temor por un posible linchamiento«, aseguraron.

En la audiencia de formulación de cargos, el imputado relató que Patricia, su expareja, tenía de deudas con el narcotráfico y esa fue la razón por la que le dieron muerte. Por esta declaración, el fiscal jefe solicitó la intervención de la Justicia Federal. Nada se sabe de esa causa, como ocurre habitualmente, la comunicación del fuero Federal es casi nula.

La declaración del imputado confirma de alguna manera los resultados del peritaje, pero no explicó muchos cuestionamientos que se le hicieron a la línea de tiempo que relató.

 

Las partes del proceso también cuentan con los resultados del peritaje que se hizo sobre el teléfono de la víctima. En realidad sobre la línea del móvil, ya que el aparato fue destruido y no se pudo restaurar. Gracias al trabajo del área de Informática del Poder Judicial se logró obtener toda la información que ese teléfono había dejado en la «nube». Esos datos, de los cuales no trascendieron los resultados, también serán clave para el juicio oral y público.

Con este avance en las investigación es inminente el pedido de la audiencia de control de acusación, paso previo al juicio. El debate será ante un jurado popular y podría ser el segundo en esa modalidad en la Cuarta Circunscripción del Río Negro. El primero también fue por un femicidio en Catriel, por el crimen de Agustina Atencio.

Fuente: (Río Negro)



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

[Fancy_Facebook_Comments]














Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios